Displasia de Codo

La displasia de codo es una anomalía en la parte del cubito que articula con el húmero (conocida como la escotadura trócleas del cúbito). Esta anomalía repercute en las relaciones entre e cubito y el humero con el radio. El resultado es que la articulación entre los tres huesos no encaja perfectamente sino que tienen incongruencias, haciendo que por algunas zonas quede más apretados que en otras zonas, o incluso dejando huecos en algunas zonas.

Hay diferentes tipos de deformidad de la articulación; de los diferentes tipos de deformidad resulta en diferentes tipos de enfermedad:

-Proceso Ancóneo No Unido (UPA)

-Fragmento del Proceso Coronoide (FPC)

-Osteocondritis Disecante (OCD) (quizás sea esta la más sonada para muchos).

-Incongruencia Húmero-radial o Incongruencia del codo (INC)

Como resultado, provoca inflamaciones y acaba en artrosis, en la que degenera el cartílago. Todo ello causa dolor, dificultad en la movilidad, cojeras.

Es una enfermedad de origen genético, pero en el que existen otros factores importantes en el desarrollo de la enfermedad, como la alimentación, exceso de ejercicio físico, traumatismos. También influye la nutrición y la traumatología; ambos factores influyen en la aparición y el desarrollo de la osteoartritis.

Una alimentación en la que exista un exceso de calcio y de vitamina C, puede conducir a la osteocondrosis, a la retención del cartílago de crecimiento, lo que influirá en la longitud ósea, pudiendo provocar UPA o INC. Es por eso que para una correcta alimentación, es aconsejable la administración de piensos en el que el contenido de calcio sea inferior al 1% y la vitamina D sea menos de 500 UI/Kg.

Para paliar o mejorar la enfermedad se pueden administrar tanto tratamientos médicos como fisioterapia, ejercicios de rehabilitación o incluso cirugía. Según el estado y la gravedad.

Como ocurre con la displasia de cadera, es una enfermedad degenerativa y poligénica (son varios los genes envueltos); de ahí que tampoco hay un test genético que pueda advertirnos que el perro desarrollara la enfermedad. Al ser una enfermedad hereditaria. Hay que poner especial empeño (es imperativo) en criar únicamente con ejemplares sano. Pues con antecesores sanos, es mayor la probabilidad de obtener ejemplares sanos. Únicamente se diagnostica mediante radiografía de codo.

Existen entidades, en las que diagnostican los codos de nuestros pequeños/grandes amigos, como: OFFA (Orthopedic Foundation for Animals), RSCE (Real Sociedad Canina España), BVA (British Veterinary association), AVEPA (Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales), SETOV (Sociedad Española de Traumatología y Ortopedia Veterinaria), AMVAC (Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía).

La única forma de certificar un perro genéticamente es mediante una prueba de ADN. Hay varios laboratorios en los que hacen pruebas de ADN: Slovgen, EVG (Eurovetgene), Laboklin, Optigen, Antagene,...

EN GARDELCAN, TODOS NUESTROS EJEMPLARES ESTÁN EXAMINADOS (POR LOS ORGANISMOS OFICIALES) Y SON LIBRES DE LA DISPLASIA DE CODO (DEMOSTRABLE CON CERTIFICADOS OFICIALES).

Información basada en diversos organismos de Traumatología y Ortopédia Veterinarios
más información genética siga leyendo...

Es imperativo y responsable, no criar con perros afectados por displasia. Para las hembras es un desgaste importante. Y sobre todo, y muy importante por su posible futura descendencia; porque tanto un macho como una hembra que padezcan displasia puedan transmitir dicha enfermedad a su descendencia.

A continuación pueden ver los valores de caderas de diferentes organismos oficiales existentes. Únicamente las primeras dos graduaciones (A y B) son de animales completamente sanos de displasia.